Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

V. ROCA y LOS INDIOS. Prolegómenos de la campaña, El ‘1878’.

  ¿Lograremos exterminar los indios? Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa canalla no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso, su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizad”.

Domingo Faustino Sarmiento.

.

Después de San Carlos. 

.

  Tras la batalla de San Carlos (8 de marzo de 1872), que marca un antes y un después, la suerte de los indios pareció echada. Aún así tuvieron un respiro. En 1873 se levanta el general Ricardo López Jordán en Entre Ríos y hay que destinar tropa a combatirlo. Las fuerzas nacionales estrenan en la guerra fusiles Remington, revólveres Colt, cañones Krupp y ametralladoras Gatling. El 25 de Diciembre López Jordán da las hurras y se asila en Uruguay.

  En 1874, el general Mitre desconoce la derrota electoral por las presidenciales. Y se levanta en armas, marchando a su lado Cipriano Catriel. La derrota del levantamiento mitrista y la muerte de Catriel por sus propios hermanos, marcaban el final de un tiempo.

.

   Nicolás Avellaneda asumió la presidencia y nombró al puntal de su gobierno en el ministerio de guerra: Don Adolfo Alsina.

.

Namuncurá. 

.

  200px-Cacique_NamuncuráEl Cacique Namuncurá heredaba la jefatura de su padre (Piedra Azul), su prestigio y su talento. Al principio mandó con dos hermanos hasta finalmente erigirse como Gulmen en solitario. Ya no logró armar la gran confederación de Cafulcurá, pero movido por la necesidad, realizará la última gran avanzada sobre territorio huinca.

  Le acompañan Juan José Catriel, Renque Curá, Purrán, con los manzaneros, Pincén, Baigorrita, entre otros. El malón es impresionante mas cuando se enfrentan a las armas ‘cristianas’ son aniquilados: Son 4 mil indios. Alsina, que los había provocado hasta llevarlos a la invasión, prepara la represión. El 1° de marzo de 1876, el comandante Maldonado extermina a los indios de Catriel; el 16, Levalle combate con Namuncurá, y está a punto de ser vencido cuando llega Maldonado y masacran al enemigo. 

.

  La zanja de Alsina les hace perder más y más leguas. Ya son tiempos de la defensiva.

.

Roca en el ministerio de guerra.

.

  Muerto Alsina, su cargo lo hereda el Zorro.

General_Julio_A._Roca

 Tarda seis meses en hacerse cargo porque una enfermedad lo tiene postrado y casi se lo lleva a matear con Alsina y Rosas. Dirá el zorro entonces: ¡Qué disparate la zanja de Alsina! Y Avellaneda lo deja hacer. Es lo que se le ocurre a un pueblo débil y en la infancia: atajar con murallas a sus enemigos. Así pensaron los chinos, y no se libraron de ser conquistados por un puñado de tártaros, insignificante, comparado con la población china (…) Si no se ocupa la Pampa, previa destrucción de los nidos de indios, es inútil toda precaución y plan para impedir las invasiones. A mi juicio, el mejor sistema para concluir con los indios, ya sea extinguiéndolos o arrojándolos al otro lado del río Negro, es el de la guerra ofensiva que fue seguida por Rosas que casi concluyó con ellos (… )

.

  Había que pasar a la ofensiva, que se inicia precisamente en ese 1878.

  Dice la licenciada Helena Aizen, La invención del frigorífico, que abría las puertas a la exportación de carne haciendo indispensable una expansión territorial, tanto como las pretensiones chilenas sobre la Patagonia, dieron un carácter de urgente a la campaña, que debía asegurar la soberanía argentina en esas tierras. En virtud del pedido formulado en el mensaje de 1878 el Congreso Nacional sancionó una ley por la cual se destinaban $ 1.600.000.- para el traslado de la frontera a los ríos Negro y Neuquén. De esta manera el General Roca estuvo en condiciones de ejecutar sus planes. Durante los últimos meses de 1878 dispuso una ofensiva preliminar a cargo de pequeños contingentes que irían desgastando a los indígenas con constantes ataques. Empezó por modernizar las tropas suprimiendo la artillería que restaba rapidez a las operaciones y resultaba ineficaz ante un enemigo en extremo móvil y disperso. Simplificó el equipo aboliendo las pesadas corazas para dar más soltura al personal e incrementó la construcción de líneas telegráficas para asegurar que las órdenes llegaran oportunamente. La ley del 11 de octubre de 1878 creó la Gobernación de los Territorios de la Patagonia, recayendo la responsabilidad en el Coronel Alvaro Barros.

.

  A finales de año, empezó la primera ola para dominar la zona entre la Zanja de Alsina y el río Negro, a través de ataques sistemáticos y continuos a los toldos de los indígenas. (wikipedia).

  El coronel Levalle, y luego el teniente coronel Freire, atacaron a las fuerzas encabezadas por Namuncurá, provocándole más de 200 muertos. El coronel Lorenzo Vintter tomaba prisionero a Juan José Catriel y más de 500 de sus guerreros. Conrado Villegas capturó a Pincén, cerca de Laguna Malal, A todo hombre llegando su hora dice el Cacique. Estos caciques fueron confinados en la isla Martín García. Posteriormente, el ranquel Epumer fue capturado en Leuvucó por el capitán Ambrosio. Otras acciones fueron dirigidas por el mayor Camilo García, el teniente coronel Teodoro García, el coronel Rudecindo Roca, el coronel Nelson, el mayor Germán Sosa, el coronel Eduardo Racedo, el teniente coronel Rufino Ortega, y el teniente coronel Benito Herrero. El hermano de Roca destaca por signos de crueldad que el propio Mitre, ningún bebé de pecho, critica: Fusila parlamentarios que vienen a conferenciar.

.

  Estamos en los finales de un proceso, y Roca prepara la campaña para el año siguiente.

.

Los últimos caciques.

.

  Son los grandes de una época que termina.

Sayhueque-Pincén-Mariano Rosas.

.

  Valentín Sayhueque, hijo de aquel Chocorí vencido por Rosas en 1834, comandó la región de Neuquén, conocida como “el país de las manzanas”. Era el núcleo poblacional más importante del sur. Pacífico y declarado ‘argentino’, tenía buenas relaciones con los gobiernos, que buscaban atraerlo para que sus 5 mil lanzas no se unieran a Cafulcurá.

  Roca le reconocía méritos, Es necesario darse cuenta de la importancia del Cacique Sayhueque (Sayweke) y de las consideraciones que le debemos por su nobleza y por la constante protección que ha prestado a la causa de la civilización y de los intereses argentinos. Él domina a los tehuelche, y si estuviera aliado a nosotros en el Río Negro, aquellos lo estarían con más razón… Lo cortés no quita lo valiente, dice el adagio, y ésa es la fórmula que encierra todo el plan sobre los manzaneros y tehuelche. Debemos sacar partido de su índole, para aliarlo a nuestro ejército. El perito Moreno, que lo trató, lo describe así: Shaihueque es un indio de raza pampa y araucana, bastante inteligente y digno de mandar en jefe las indiadas… es el jefe principal de la Patagonia y manda las siete naciones que viven en esos parajes: araucanos, picunche, pehuenche, huilliches, tehuelches, agongures y traro huiliches. Un explorador inglés lo ve de la siguiente forma: El gran Choeque hombre de aspecto inteligente, como de treinta y cinco años de edad, bien vestido con poncho de tela azul, sombrero y botas de cuero”. Este cacique tenía plena conciencia de su alta posición y de su poder; su cara redonda y jovial, cuya tez, más oscura que la de sus súbditos, había heredado de su madre tehuelche, mostraba una astucia disimulada, y su risa frecuente era algo burlona.

   En la campaña de 1879, fue atacado a traición. Roca mostraba porque le decían zorro después de todo.

.

  Mariano Rosas, hijo de Paine, criado por don Juan Manuel, convertido en cacique ranquel hacia el 1858.

  El testimonio del general Lucio Mansilla, hijo del héroe y sobrino del Restaurador, en su extraordinaria Expedición a los indios ranqueles lo describe como ninguno. Mariano Rosas conserva el más grato recuerdo de veneración por su padrino; hablaba de él con el mayor respeto, dice que cuanto es y sabe se lo debe a él; que después de Dios no ha tenido otro padre mejor; que por él sabe cómo se arregla y compone un caballo parejero; cómo se cuida el ganado vacuno, yeguarizo y lanar, para que se aumente pronto y esté en buenas carnes en toda estación; que él le enseñó a enlazar, a pialar y a bolear a lo gaucho. Y que a más de tales beneficios le debía el ser cristiano, lo que le ha valido ser muy afortunado en sus empresas. Nadie bolea, ni piala, ni sujeta un potro del cabestro como él. Una negra cabellera larga y lacia, nevada ya, cae sobre sus hombros y hermosea su frente despejada, surcada de arrugas horizontales. Tuvieron largas conversaciones. Mansilla quería convencerlo que había huincas dados a una coexistencia pacífica. El hondo observador humano que era Mariano difiere en absoluto.

  Morirá de viruela el 18 de agosto de 1877. No verá el exterminio. Sus restos fueron vejados por la tropa nacional y enviados al Museo. Fueron devueltos recién en 2001. Panguitruz Güer, tal su verdadero nombre, descansa entre sus ancestros.

.

  Pincén, legendario como pocos, fue cabeza de la resistencia final.

  Era tan audaz que hasta sus enemigos le admiraban. Zeballos lo ve La fama de Pincén subió de grado en los pagos andinos y lograba arrastrar en sus correrías y aventuras nuevos mocetones araucanos que, cediendo al espíritu aventurero y a la codicia, lo acompañaban a buscar fortuna; y como la bola de nieve, la clientela de Pincén aumentaba sin cesar. El negocio del contrabando, tras el malón, se hacía con mercaderes del sur de Chile.

  El historiador Leonardo Castagnino lo cuenta como pocos, De contextura atlética y robusta, con su metro ochenta de altura, Vicente Pincén se destacaba por sobre las siluetas de los demás indígenas. Frente a un ejército poderoso y pertrechado, su nombre comenzó a ser leyenda en su juventud en la zona de Pergamino por vencer a los militares con ingenio y ferocidad. Se contaba por ejemplo la vez en que Pincén y cien de los suyos volvían de un malón con cerca de 4.000 potros arrebatados de las estancias del lugar. “Dieron contra un cuerpo de línea que los aguardaba pie a tierra, cerrándoles con las bocas de sus armas el paso entre los cañadones. Los indios, sintiéndose perdidos, se volvieron a mirar al cacique como requiriéndole que resolviera la situación. Pincén, con un golpe de vista de buitre, improvisó con sus hombres una manga y lanzando por entre ella a los 4.000 potros espantados, los llevó contra los soldados que resultaron pisoteados y dispersos. Pincén ganó el desierto sin una baja y con todo el arreo”. “O cuando hacía frente a los fusiles a repetición con un arma de su invención llamada el lazo: la llevaban dos caballos unidos por un lazo y en medio de éste, suspendida, una bola grande de piedra. Se ponían al galope los caballos, que eran azuzados para que continuaran en esa ruta. La piedra golpeaba así el corazón del piquete haciendo el desparramo o impidiéndoles a los soldados tomar puntería, mientras los indios se acercaban con rapidez para ultimarlos.” “Con el antiguo rifle de un solo tiro – que le insumía unos minutos al soldado volverlo a cargar- el indio sabía que era el momento oportuno para irse al humo y ultimar al soldado (de ahí la frase: “se me vino al humo“).

http://www.lagazeta.com.ar/pincen.htm

  Vicente Pinzén fue capturado por Villegas en los primeros días de noviembre de 1878. Prodigios hizo este Cacique, robándole los caballos blancos a Villegas de sus narices en Trenque Lauquen; llegando a retar a duelo a don Conrado, presentándose con su escolta en el campamento: El coronel salió en su persecución, pero Pinzén lo atrajo a una encerrona, y lo obligó a recular, “nunca disparó tan ligero el bravo coronel, mientras Pincén le gritaba de cerca: ¡Paráte, Villegas, paráte!”, cuenta pepe Rosa con humor. Villegas lo sorprende (Pincés estaba postrado por un tumor) y le toma las tolderías en ausencia de los hombres, que andaban de malón. Mujeres, niños y chusma son castigados sin misericordia, en actos que violan todo lo que uno debiera aceptar en guerras de hasta este tipo. Los indios vuelven, enterados, y en procura de venganza. Villegas les dice: Si no me dejan pasar, les mato a las mujeres y a los niños. Santo remedio. El amor a su familia, lo era todo en la indiada. Sentimiento que debiéramos recordar en nuestro presente. No pasaba de 1878 que todos se rendían en Trenque Lauquen para volver a ver a sus seres queridos.

  Su arribo prisionero fue extraordinario. Una multitud lo recibe en el Parque de artillería. Pincén fue visitado por Roca, Avellaneda, Estanislao Zeballos, donde le escuchaban embelezados. El cacique sabe narrar, su nombre significa “dueño del decir”. Así terminaba sus luchas aquel valiente.

.

  Baigorrita, ranquel de los de Mariano Rosas, actuaba con cierta independencia.

   Fue ahijado de aquel Baigorria protegido de Yanquetruz, su abuelo, que le dio su apellido. Con el cacique Epumer, hermano de Mariano, anduvieron de andanzas en andanzas, sembrando el terror en el sur de San Luís y Córdoba. Mansilla también le trató, y dejó semblanzas sobre su figura. Fue cabeza de la resistencia, y el único cacique de envergadura dado de baja por la Expedición.

http://www.lagazeta.com.ar/baigorrita.htm

.

  Cipriano Catriel, heredó el mando de su padre, Catriel el viejo, y le llamaron el joven para diferenciarlo.

  El futuro político Julio A. Costa, escribió sobre este otro personaje casi cuasi legendario. Era dado por las cosas cristianas, y residió en las inmediaciones de Azul, protegido por el gobierno, de Cafulcurá, con el cual le unían viejas rencillas. Rencillas que a veces aflojaba para ir juntos de incursión. Pero después de llevarlos al levantamiento de Mitre, sus propios hermanos se impusieron y le dieron muerte. “Mátenme bien muerto porque sino los fusilo como en San Carlos”, les gritó mientras atado le clavaban un facón hasta el hondo. 

  Sus hermanos libraron las últimas batallas hasta rendirse en 1878.  

 .

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

.

http://www.clarin.com/sociedad/conquista-desierto-guerra-desigual_0_1461454130.html

http://www.elortiba.org/guedes.html

http://www.argentina-rree.com/6/6-083.htm

http://www.argentina-rree.com/6/6-091.htm

 

 

Anuncios

1 comentario

    Trackbacks

    1. VI. ROCA y LOS INDIOS. La expedición al desierto. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: