Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

IV. Gran Bretaña y la Dependencia Argentina: Don Bernardino;

 Admirado hasta entrado los ’30 del Siglo XX, don Bernardino representa una manera de entender el país. Una manera… inglesa, pongamoslé. El curro de mirar al extranjero para endeudarnos y cometearse algún porcentaje. El mejor representante, lejos, del contrabandismo porteño, hasta don Mauricio McCree.

 .

De mi libro “Los Caudillos”:

.

 Rivadavia era un republicano sincero. Estaba más allá de federales y unitarios, estaba más allá… de la realidad. Estaba en las nubes de su omnipotencia, de su obesa pedantería. A tal punto que en la cena con su mujer, hijos y familia, hacía poner su silla tacones para estar más alto que ellos;
Dictaba ley tras ley creyendo que eso le bastaba para gobernar, creyendo que la masa obedecería toda su legislación sacada de la jurisprudencia europea. Repitió error tras error (con respecto a su primera gestión), y los cometió todos en menos de año y medio. O no comprendió la realidad, o no quiso comprenderla, tan atado estaba a sus promesas a las compañías británicas. No podía, a la vista de un país rebelado a sus decisiones todas, ser tan iluso. Su sinceridad era ilusoria. Su honestidad está en la mira luego de su año en Londres, y sus cuentas bancarias llenas de una mensualidad que le abonaban las Empresas Mineras de capitales extranjeros.

  Permitió en su gobierno la corrupción extrema, se salpicó de ella y llenó de impunidad los actos de sus corruptos subordinados. Soñó un país, lo imaginó perfecto, no despertó, o cuando lo hacía volvía a la cama para soñarse aplaudido en el mundo por sacar la Nación adelante. En su presidencia se robó (no tanto como hoy, es cierto), se intentó vender patrimonio nacional, se centralizó todo en sí, se legalizó una especie de monarquía presidencial (como se usaba en esa época: Bolívar la abusó), se buscó el despegue de la educación oligarca, Régimen puro.

   Sus manos se mancharon de tinta de tanto firmar decretos y leyes. No conocían las pistolas y los fusiles de campañas o el rebenque del patrón de estancia. Tampoco heridas de peón de campo. No era vago ni croto, no era intelectual de café, no era un tirado en las calles bebiendo alcohol, a los cuales combatió de manera equivocada. No andaba a caballo, usaba carruajes o tílburis. No era chanta ni tenía la viveza criolla, no citaba frases célebres. Su paladar no degustaba el mate. Gustaba en cambio del té. Vestía elegante, fiel estilo europeo, no era malhablado, se la daba de caballero. Nunca un poncho, nunca una bombacha gaucha. Rencoroso a lo ajeno, a lo enemigo, vivió de la eterna venganza con escaso patriotismo… Esto me lleva a preguntar. ¿Fue argentino?, Por ende, a su caída, lo saludaremos:

Good-bye, English man. Thank God.

Bernardino_Rivadavia_2

.

https://carlospistelli.wordpress.com/2017/03/19/iii-gran-bretana-y-la-independencia-argentina-negocios-bancarios/

.

https://carlospistelli.wordpress.com/2014/02/07/7-de-febrero-de-1826-don-bernardino-presidente/

.

Vida de un infame,

.

 Nacido en 1780 como Bernardino de la Trinidad González Ribadavia y Rodríguez Ribadavia, hijo de don Benito y doña Josefa, que eran primos entre sí, con lo que se explica todo. Don Benito era un abogado acomodado, y el hijo aprovechó para crecer a su amparo. Y por sí las dudas, don Benito, viudo, se casó con una mujer rica e influyente. Así se hace, manga de giles. Los dos pelearon en los Tercios de Gallegos en las invasiones inglesas, formando cartel dentro del “linierismo”. Pero a poco padre e hijo se separan, pues el padre se va con Álzaga, y Bernie se queda con don Santiago. El 1° de enero Álzaga se insurrecciona y Saavedra salva a Liniérs. Una de las razones del golpe fue escrita por Mariano Moreno: usurpa el aire de los sabios y afecta ser grande en todas las carreras cuando en ninguna ha dado el primer paso; Álzaga no le va con chiquitas, incapaz y de ningunas facultades a pesar de suponer contrario, quien pagará caro sus palabras.

.

 Trepador y embustero, carnicero de guante blanco, tenía sus méritos patriotas, al menos para la ciudad de su segundo nombre: Pueblo de la Trinidad. En su segundo nombre estaba su vida: un porteño hecho y derecho. Combatió con valentía en las invasiones, Cruz Diablo que no se enteren los ingleses; Votó contra Cisneros, siguiendo la línea Saavedra-Castelli; Pero seguía una vida de pelandrún segundón.

rivadavia_500(2)

.

  Casado con la hija del virrey Del Pino, alguna fortuna amasó. Alejado de los elencos gubernativos, Campana, el segundo de Saavedra, lo vio en cosas raras y lo desterró de Buenos Aires, con una investigación realizada por el cordobés Bustos. Fue el martirio que necesitaba.

 En compensación, “el Primer Triunvirato” lo hizo secretario de guerra. Y, obviamente, Rivadavia jamás se olvidó de Juan Bautista Bustos.

.

Firts Time,

.

 Rivadavia fue el Alma de la Revolución entre septiembre de 1811 y julio de 1812, cuando su estrella declinó al colgar a Álzaga.

 Como de pronto, le surgió de adentro un españolismo que no venía predicando, un “regalismo” a la 1811, después de su traspie con Liniérs. En su primera acción de gobierno, declaró la paz con Montevideo, dejando a Artigas en la tranquera. Copiaba textual los enunciados que se venían dando en Lauropa, que desembocarían en la Viva la Pepa española, dándose pinta de intelectual.

 Hablaba de todo sabiendo nada, como aquella vieja solterona que daba lecciones de vida y murió virgen.

 .

 Venía a cumplir un papel, que por su esmero, aplomo y diligencia, hizo a la perfección. Soldado del Forreng Office, casi que sin proponérselo, porque no pertenecía a las logias infestadas de britanismo, al menos en esos años formativos, Y era cruel hasta ensangrentar las calles, desmérito que la historia dudosamente le perdonó. La asonada de los Patricios terminó en una masacre, y eso que el propio Castelli, a quien nadie puede considerar un santurrón, intentó mediar para apaciguar los ánimos.

 Cuando le negó la bandera a Belgrano, cumplía a pie puntillas su rol. Le encargó al recién llegado San Martín el famoso Regimiento, y empezó a sentir que Alvear le movía el suelo en las tertulias, y Monteagudo en la prensa. Don Bernardino hubiera sido un gran asiduo de los almuerzos de la Señora, si es que no se conocieron en el cumpleaños de Mariquita Sánchez. Porque es el típico exponente de ese porteño de Recoleta que lee La Nación y mira con profundo desprecio como los cabecitas le han copado avenida Santa Fe.

.

 Como de pronto, un episodio que nunca se aclaró para la posteridad. La confabulación de Álzaga. Se ensañó como sería su costumbre. Hubo tortura, apelación a la delación, persecución revolucionaria. ¡Él, justo él, el padre de las libertades públicas, el más grande hombre civil de los porteños!.

 Pueyrredón, implicado también, casándose con unos de los ajusticiados, haciéndose con su fortuna, se impuso al mando porque sentía que Rivadavia se entrecerraba en su despacho, a lo Morenoa lo De la Rúa, y aunque no eran tiempos de helicópteros, mejor no inventarlos antes de tiempo

.

 Llegó tarde: El 8 de octubre San Martín los sacó a las patadas.

 El regalista pasó a segundo plano, y, para reacomodarse, se unió nominalmente a la Logia Lautaro. Dos años en el total ostracismo, hasta que Posadas se acordó de él:

.

-Bernardino, mi buen amigo, te mandaré a tú madre patria: 

.

union jack

¡God Save do Lord British, Bernardino Rivadavia!

.

 Estamos al finalizar 1814, esto, como Uds saben:

Continuará…

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

XVI Jornadas Interescuelas Mar del Plata

9, 10 y 11 de Agosto de 2017

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA